En estos (casi) cuatro años

En estos (casi) cuatro años de no vivir contigo me he mirado al espejo muchas veces. He salido de fiesta. Me regalo a diario el placer de hablar tres horas por teléfono. Entro, salgo, me quedo con quien quiero. Se vienen a mi casa. Se quedan a dormir. Disfruto de las charlas con amigos. Tengo amigas a pares. Me llaman a las dos de la mañana. Piden comida china, o japonesa. Planifico viajes, aunque nunca consiga realizarlos, me ofrecen un refugio, sus abrazos, consuelo, risas, calma, palabras dulces, besos, ánimo y calor. No tengo que pedirlo, hay quien lo da sin más. No doy explicaciones si no me da la gana. Manejo mi dinero aunque sea poco. Lo primero que hice fue cambiar nuestras sábanas. Me he comprado mil bragas. He conocido a hombres y algunos son más listos, más guapos, más atentos y hasta follan  mejor. Ahora mi tiempo es mío. Deja de preguntarle a mis hijas qué hice el último sábado. Por mucho que ellas quieran explicarte tú ya no me conoces. Lo único que lamento es no haber podido darte la razón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: