Podemos ser feministas

Podemos-propone-publico-dependencia-guarderia_EDIIMA20150302_0949_13

Podemos acaba de presentar el documento REORGANIZAR EL SISTEMA DE CUIDADOS: CONDICIÓN NECESARIA PARA LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA Y EL AVANCE DEMOCRÁTICO de María Pazos Morán y Bibiana Medialdea y me toca comentarlo. Voy a intentar no ser demasiado sarcástica, aunque no sé si me va a salir.

Por sintetizar un poco yo el documento lo veo bien, en el sentido de que tiene buena intención, aunque se me ha hecho larguísimo. Reorganizar el sistema de cuidados ya empieza a ser una urgencia. La justificación de esta necesidad está bien descrita en el texto y os remito a él, como resumen lo que ya sabemos todos: que las mujeres cobramos menos, que nuestro trabajo es más precario, que todo el mundo quiere más igualdad y que después no tenemos pensiones. Que los empresarios nos discriminan porque somos madres y que nosotras contratamos a otras para que nos limpien la casa, casi siempre en negro. Y que los hombres alargan las jornadas laborales un montón. Suponemos que porque si no no se puede mantener a la familia.

Dejando a un lado que esto último tiene bastante menos que ver con la desigualdad sexual y las labores de cuidado y mucho más que ver con las relaciones económicas patrón-trabajador, con las plusvalías del trabajo y con todo el tinglado neoliberal en general y que podría resolverse dando a todo el mundo sueldos dignos, no especulando con las hipotecas y bajando la factura de la luz, por ejemplo, voy a centrarme sólo en las propuestas relacionadas con los permisos por maternidad y otros incentivos para la conciliación como son las reducciones de jornada.

Pero vamos al grano…

La sinopsis corta del documento es “vamos a ser más listas que las suecas, pero en plan pobre y no habiendo entendido nada”. Una oda al “soy lista, queredme” pero en feminismo de la igualdad. Un pelín patético.

La crítica es la de siempre, la misma que se hace a este feminismo, que incluye en el discurso un tufo misógino- neoliberal-burgués importante.

El principal problema del feminismo de la igualdad es que es una lucha contra la realidad. La realidad es que no somos iguales. Ser diferentes en la percepción espacial, en la aptitud para las mates o en la habilidad para ser bombero es una idiotez, lo gordo es que no somos iguales en el hecho reproductivo. Hasta que no asumamos eso vamos de culo. El ser humano se reproduce sexualmente y eso implica que hay hembras y machos y que no tienen el mismo papel en la reproducción. Que la maternidad como conjunto de comportamientos o de formas de sentir se construye influida por la cultura, claro, pero que una parte de ella no es cuestión de género, es cuestión de sexo. La igualdad es un imposible. Y para algunas ni siquiera es deseable.

La maternidad en el sistema socioeconómico actual nos convierte en económicamente vulnerables, pero eliminar esa vulnerabilidad no puede pasar por eliminar el hecho maternal o las diferencias fisiológicas relacionadas con la maternidad. Las mujeres gestamos, parimos y amamantamos. Y algunas lo hacemos porque queremos. Y la maternidad es imprescindible para la supervivencia de la especie, y sí, lo pongo en negrita.

Eliminar esa vulnerabilidad pasa por reconocer las labores de cuidado, protegerlas y no minusvalorarlas. Para evitar la dependencia económica no es necesario lanzarnos al mercado laboral, es necesario que los cuidados se visibilicen y se paguen. Y da igual quien los haga. Y da igual que las que los hagan sean preferentemente mujeres si mientras cuidan a otros tienen independencia económica. No todo el mundo tiene trabajos chachis comos los de las feministas de la igualdad que hacen informes por encargo para partidos políticos.

Profesionalizar las labores de cuidado conduce a una mayor desigualdad de género. Si yo cobro 10 y tengo que delegar las labores de cuidado, quien las haga tendrá que cobrar menos, para que me compense. Eso a su vez viene a minusvalorar las labores de cuidado, en una espiral sin fin. Puesto que quien me haga mis labores de cuidado tendrá que delegar sus propias labores de cuidado, a alguien que aún cobre menos. La realidad es que en la actualidad esto se consigue gracias a la inmigración y a que las mujeres inmigrantes que ocupan los puestos de trabajadoras domésticas dejan a sus hijos al cuidado de sus madres en sus países de origen, en los que las abuelas que también son mujeres, doblan o triplican su jornada laboral. Con el agravante de que así se destruyen todas las redes sociales que sustentan a las personas en los países más pobres. Y las madres tienen que dejar a sus hijos al otro lado del maldito charco.

El feminismo burgués de pijolandia que pretende que todas las mujeres se realizan en sus trabajos curiosamente se complementa estupendamente con ese feminismo misógino que no entiende que hay mujeres a las que les gusta cuidar de sus hijos. Algunas que incluso consideramos asuntos como la lactancia como parte de nuestra sexualidad y que no estamos dispuestas a cederlos a ningún profesional calientabiberones. Inexplicablemente este feminismo defiende con ahínco el deseo de los padres de pasar más tiempo con ellos. Si ellos ejercen de padres son héroes, si nosotras ejercemos de madres, estamos alienadas por el heteropatriarcadofalocrataopresor. Muy chuli.

Por otro lado, lo que más miedo da es esa pretensión de institucionalizar los cuidados desde el nacimiento, algo que cualquier sistema totalitario aplaudiría, pero que dista mucho de sonar democrático y liberador. Y muchas madres (y supongo que también padres) no están dispuestas a dejar a sus “criaturas” en manos de profesionales de la maternidad. Menospreciar la figura de la madre es sencillamente repugnante, lo más despreciativo, lo más misógino que uno puede echarse a la cara es esa creencia feminista de que cualquiera cuidaría a tus hijos mejor que tú, incluso aunque tuviera que cuidar a otros diez a la vez y lo hiciera por dinero. Votan estas feministas por un mundo en el que todos los vínculos sean económicos o estén controlados por el estado. Yo voto por hacer lo mismo pero con las labores sexuales.

Podemos ser feministas y negar todo lo relacionado con el sexo femenino. Podemos ser feministas e inventar un útero artificial. O extinguirnos. Podemos ser feministas y creer que todos los trabajos son igual de liberadores, da igual si eres abogada o cajera en un supermercado. Podemos ser feministas pero sin mirar mucho al Tercer Mundo. Ni a los niños. Podemos ser feministas siempre que hagamos lo que las feministas de la igualdad dicen que hay que hacer para ser feminista. Podemos ser feministas y dejar de ser humanos.

Dicen las autoras para que nos quedemos tranquilas que ellas proponen lo mismo que en Suecia. Bueno, parecido, porque ellas son más listas ya que “la transferibilidad de la baja en Suecia es contraproducente” y aquí “los permisos tienen que ser por tiempos prudenciales” (cita no literal) no vaya a ser que nos discriminen a todos.
Vamos a verlo.

Propuesta concreta del panfleto:

– 16 semanas de baja maternal
– 16 semanas de baja paternal
Intransferibles. Eliminación de las reducciones de jornada y las excedencias por cuidado de hijos.

Situación contraproducente en Suecia:

96 semanas de baja por paternidad. 96, sí.Transferible. La realidad es que la mayor parte del tiempo la baja maternal se la toman las mujeres. Puede solicitarse hasta que el niño cumpla los ocho años. Suecia tiene las mejores tasas de empleo femenino, los mayores porcentajes de mujeres en cargos directivos y una de las tasas de natalidad más altas de Europa. Además de los mejores padres del mundo después de los pigmeos Aka. Es uno de los mejores países para ser mujer.

Menos mal que sólo es un docu para el debate. Llorad.

Construir las sociedades en torno a las personas, que velen por las necesidades y las libertades de las personas y no en torno a los mercados debería ser el primer objetivo de feministas y partidos políticos de corte social. Entre las personas se encuentran los niños, las “criaturas”, los grandes olvidados del feminismo.

Podemos ser feministas y depender del estado, del maromo, de la chica de la guardería y de Neslté para liberarnos mucho.

Podemos ser feministas, pero nos lo tenemos que currar un poco más.

  34 comments for “Podemos ser feministas

  1. Heleni
    marzo 4 at 8:50 pm

    Te aplaudo, Irene. Excelente análisis.

  2. Bego
    marzo 4 at 9:18 pm

    Muchas gracias Irene! Pones palabras a lo que muchas mujeres pensamos.

    • Toni
      marzo 5 at 12:44 pm

      Y muchos hombres!

  3. carmen
    marzo 4 at 10:50 pm

    Enhorabuena por esta gran exposición. Comparto tus palabras.
    Me ha encantado llegar aquí y poner palabras a algo q me venía rondando la cabeza desde q vi la propuesta de Podemos.
    Muy interesante.
    Un saludo

    Carmen.-

  4. Mei
    marzo 4 at 11:06 pm

    Comparto. Llevaba desde ayer buscando palabras para expresar lo que pensaba. Gracias!!

  5. Koshka
    marzo 4 at 11:36 pm

    Antes que nada, felicidades por el artículo, me ha gustado mucho.
    Mi opinión: pienso que la buena situación del empleo femenino en Suecia también debe estar relacionada con una cuestión cultural, es decir, los hombres se deben implicar en la crianza en la misma medida que las mujeres, así que al empresario le sale igual contratar un hombre (padre) que a una mujer (madre), y el hecho que el tiempo que se ha estado de permiso cuenta en el cv como experiencia laboral (es decir, no perjudica a la trabajadora bajo ningún concepto). En España esto no es así, así que entiendo que se proponga la no transferibilidad del permiso de maternidad, así al empresario le saldrá igual contratar un hombre o mujer (o entonces habrá discriminación hacia “gente que se reproduce” vs “gente que no se reproduce”?) La gran pega de la propuesta de Podemos es, en mi parecer, que siguen con el dichoso número 16. Qué tal un año para la madre y un año para el padre? Puestos a cambiar, que sea en condiciones. Porque si se queda en 16+16, podemos contar con que las bajas de 6 meses mínimo para garantizar la LME no llegarán nunca.

  6. carmen
    marzo 4 at 11:40 pm

    Comparto… Gracias por expresar tan bien lo que muchas madres, y a mucha honra, pensamos..

  7. marzo 5 at 6:35 am

    Tienes toda la razón. Debería ser connatural tener un interés por lo reproductivo y no sólo por lo productivo. El punto clave está en lo que comentas de que “tenemos que cuidar a nuestros hijos, y da igual quien lo haga, pero alguien tiene que hacelo”. Es cierto que es aberrante el que nos induzcan a pensar que un profesional de la maternidad va a criar mejor que nosotros a nuestros hijos por un precio, pero también es cierto que hay mucho trabajo que hacer para dar reconocimiento y visibilidad a todo lo que representa una maternidad/paternidad responsable.
    Gran artículo.

  8. marzo 5 at 2:02 pm

    Una entrada genial!! Mi pensamiento es que podemos ser feministas y poder elegir cada una quien quiere que cuide a sus hijos, pero no imponer.
    No quitar una reducción de jornada que muchas elegimos para conciliar nuestra vida familiar como podamos por el hecho de ser feministas.

  9. Claror
    marzo 5 at 2:43 pm

    Creo que sería difícil expresarlo mejor! Un aplauso

  10. marzo 5 at 3:39 pm

    Me encantó, soy partidaria de podemos pero en esto no, de hecho vengo de dejar mi idea porque aqui estan totalmente desacertados.

  11. Cristina
    marzo 5 at 6:03 pm

    Esta en la linea de pensamiento de las mujeres que componen podemos. Como esta. http://www.pikaramagazine.com/2011/10/estoy-en-contra-de-la-lactancia-materna/

  12. Iñaki
    marzo 6 at 10:51 am

    Desde luego las 16 semanas para el hombre es una mejora ¡pero todo lo demás es empeorar!
    Mis mínimos deseables serían 6 meses para cada uno intransferibles hasta que la sociedad española tenga la cultura necesaria para que los hombres no quieran librarse de sus meses. Conciliación familiar con mayores ventajas y cambio de la cultura de calentar asiento en el trabajo, que tanto mal hace a la conciliación familiar.
    Podemos mejorar mucho las propuestas.

  13. marzo 6 at 11:56 am

    Parece que no entiendas que hay varones a los que les gusta cuidar a sus hijos. ¿Tan rara es la idea, que no te cabe en la cabeza?

    • Irene García Perulero
      marzo 6 at 12:00 pm

    • leticia
      marzo 6 at 9:20 pm

      Parece que no entiendes que haya mujeres que disfruten y quieran cuidar de sus hijos. Tan raro te parece disfrutar amamantar a un bebe?

    • noviembre 5 at 1:28 pm

      Muy bien. Pero eso es algo que cada pareja de conyuges debe poder negociar. Ya sean hombre y mujer, o dos mujeres o dos hombres, cada pareja debe poder decidir quién se queda con el bebé. Si en una pareja se pelean los dos por quedarse con el bébé, sería un lujo para ese bebé. Quizás entonces que lo compartan a medias. Pero si ambos están de acuerdo en que sea uno u otro, deben poder elegir. Eso es lo que veo yo como liberador, y lo mejor desde luego para el bebé, que lo cuide quien mejor lo ame y quien mejor quiera estar con él.

  14. marzo 6 at 3:08 pm

    Irene, me encanta tu visión. Siempre es un aire fresco saber que hay CHICAS pensando y viviendo igual que una. Soy científica latinoamericana, he vivido la misoginia durante mucho tiempo, lo peor recibirlo de tus colegas de genero. He apostado por integrar a mis hijas, tengo 3. Mi esposo es un papá excelente y nos apoyamos mucho en todo, frente a esta actitud mucho mas. EL de una manera frecuente ha sido discriminado también por llevar el cuidado de nuestra hijas como prioridad frente a su trabajo o el mio. Como bien lo retratas la realidad es una muralla dura, pero no tan alta… Confiamos q nuestro esfuerzo y visión integral de la familia permita que nuestra hijas encuentren un terreno menos agresivo. Mucho exito, saludos desde Chile, Susana

    • Irene García Perulero
      marzo 6 at 3:08 pm

      Gracias :)

  15. Beatriz Gimeno
    marzo 6 at 5:32 pm

    Yo soy la demonia de la entrada de Pikara que aparece más arriba. Por supuesto que no voy a pelearme por aquí. Sólo decir que una cosa que tú no pareces tener en cuenta es que el embarazo y el parto son procesos que evidentemente sólo pueden ocurrir en los cuerpos de las mujeres. Pero que la crianza es social y a ella se pueden dedicar hombres y mujeres exactamente igual. Otra cosa es que haya mujeres que la quieran para sí en exclusiva, pero hay modelos de todo tipo en las distintas sociedades. Hoy día el uso cada vez más extendido de los vientres de alquiler (de los cuales yo soy una ferviente opositora) demuestra que no, que las mujeres tienen que estar en el embarazo y el parto y después ya pueden no estar. El hecho de que haya mujeres que quieran criar a sus hijos e hijas de una manera o de otra no puede significar que las que no quieren hacerlo así, o no pueden, sean discriminadas en el trabajo. La única manera de acabar con la discriminación laboral es que ante los empresarios, hombres y mujeres sean iguales. Que esto ocurra no hace en absoluto de menos a las partidarias de la crianza eterna que pueden ejercer su derecho a criar. Yo no quiero que se acorten las semanas de permiso de maternidad, sino que se alarguen pero quiero que las que tienen los hombres sean iguales. Primero porque es un derecho de las mujeres si quieren compartir la maternidad al 50%, segundo porque es un derecho de los padres, tercero porque es un derecho de los niñxs a disfrutar por igual de su padre y de su madre. Y cuarto porque es un derecho de las mujeres que no quieren tener hijos o que no quieren ser vistas como madres en el mercado laboral sino como trabajadoras.

    • Irene García Perulero
      marzo 6 at 6:19 pm

      Hola, Beatriz. Lamento tener que decirte que tu discurso es falaz.
      Voy a intentar ir por partes.

      “La crianza es social y a ella se pueden dedicar hombres y mujeres exactamente igual”
      La realidad es que esto es mentira, principalmente porque los seres humanos somos mamíferos y no es lo mismo mamá que papá. Algunas feministas tenéis una visión tan cosificada de la mujer que aparentemente la reproducción acaba en el parto. Bien, desde el punto de vista biológico esto no es así, por mucho que a ti te guste considerarnos incubadoras andantes. Yo no pongo huevos. Es gracioso que acuséis al patriarcado de querer relegarnos a la función reproductora cuando es mentira, el patriarcado nos quiere produciendo esclavos, soldados, trabajadores, contribuyentes (así los denominaba Felipe González, ése socialista) o consumidores. La reproducción no acaba en el parto, lo siento. Y lamento también que tuvieras tan mala lactancia. Para mí fue sexo. Que hay sociedades que culturalmente sobrevivan sin dar el pecho, sin madres o incluso con vientres de alquiler no quiere decir que su forma de sobrevivir sea óptima. De hecho la ciencia cada día nos dice que no. Que más bien tiende a ser caca.

      “Otra cosa es que haya mujeres que la quieran para sí en exclusiva, pero hay modelos de todo tipo en las distintas sociedades” Nos encanta la diversidad. Las mujeres no queremos nada para nosotras en exclusiva. Yo es que lo veo de otra forma, fíjate. Lo siguiente es sólo un ejemplo. La lactancia artificial incrementa mi riesgo a tener cáncer de mama y ovarios y por tanto quiero, no, exijo al estado que se defienda mi derecho a dar el pecho. Es una cuestión de salud. La que no quiera ejercer este derecho está en su derecho de no ejercerlo. La reproducción no acaba en el parto, la reproducción humana se sexual y por tanto la reproducción es MI derecho SEXUAL. Los señores tendrán otros derechos a los que yo no me opongo, pero son cosas distintas y no las voy a discutir aquí.

      “El hecho de que haya mujeres que quieran criar a sus hijos e hijas de una manera o de otra no puede significar que las que no quieren hacerlo así, o no pueden, sean discriminadas en el trabajo. La única manera de acabar con la discriminación laboral es que ante los empresarios, hombres y mujeres sean iguales”

      Falso dilema. Para que las mujeres no sean discriminadas laboralmente hay que perseguir a los discriminadores, no al resto de mujeres. Por otro lado el hecho que hombres y mujeres tengan las mismas bajas por natalidad no va a hacer que las mujeres dejen de estar discriminadas. La discriminación de la mujer se extiende a todos los ámbitos, no sólo al laboral, es una lacra, es estructural y tiene que ver con el hecho de ser mujeres en un sistema patriarcal, no con el hecho de tener 16 semanas de baja. Parece mentira que feministas de tu calado caigan en este salto a conclusiones tan inocentón.

      “Que esto ocurra no hace en absoluto de menos a las partidarias de la crianza eterna que pueden ejercer su derecho a criar”
      Eliminando las jornadas reducidas, las excedencias y la protección laboral a la maternidad lo que consigues es que las mujeres que quieran criar a sus hijos se vean obligadas a dejar el trabajo, sí o sí. Valientes feministas libertarias.

      “Primero porque es un derecho de las mujeres si quieren compartir la maternidad al 50%, segundo porque es un derecho de los padres, tercero porque es un derecho de los niñxs a disfrutar por igual de su padre y de su madre”
      Nos parece cojonudo. Bajas m(p)aternales transferibles. De hecho ahora mismo las últimas 10 semanas de baja maternal son transferibles, no entendemos porqué no hay más hombres que se las cogen. Qué cosas. Transferibles. Transferibles. Porque hacerlas intransferibles por si yo enloquezco y me la quiero coger es PATERNALISTA.

      “Y cuarto porque es un derecho de las mujeres que no quieren tener hijos o que no quieren ser vistas como madres en el mercado laboral sino como trabajadoras “
      Desde que el trabajo es un derecho estamos todas jodidísimas. Es un derecho de todas las personas que quieren tener hijos y criarlos a que los empresarios y los mercados no las vean como “recursos humanos”.

      Vuestra propuesta es cateta, paleta y nada ambiciosa. Lástima que os hayáis echado atrás con la renta básica. Renta básica universal para menores gestionada por las madres.

      Un beso. Y encantada de “debatir” contigo.

    • Irene García Perulero
      marzo 6 at 6:21 pm

      Por cierto, yo no te he llamado DEMONIA xD

    • cris
      marzo 6 at 6:43 pm

      Ya q solo te refieres a las bajas de maternidad/paternidad y a eso ya te han contestado las demas, a mi me interesa saber xq considerais una buena medida acabar con las reducciones d jornada y las excedencias. Pense q lo suyo seria dar mas opciones y derechos d los q ya hay y no cercenar los pocos que nos quedan. Es alienante para las mujeres reducir libremente la jornada? Yo no he sido mas mas feliz, activa politica y socialmente y productiva q desde q cogi la reduccion a raiz del nacimiento d mi hija. Es un derecho al q no estoy dispuesta a renunciar bajo ningun concepto. Es tan respetable como no cogersela por no mencionar q es de las pocas cosas q blindan a las madres frente a un despido. No entiendo ese empeño en robar derechos.

    • marzo 6 at 8:15 pm

      Beatriz, el principal problema que tiene el documento que ha planteado podemos es que, una vez más, cansinamente, se nos trata a las mujeres como menores de edad e incapaces de autonomía. Una vez más se nos quiere imponer una tutela externa, sin preguntarnos qué queremos. Una vez más, se nos trata con paternalismo agotador. Y encima desde el feminismo. Del mismo modo que se habla de los varones con condescendencia (¡vaya novedad!), pobrecitos, que no “pueden” criar a sus hijos. Por supuesto que pueden, exactamente igual que nosotras, lo que pasa es que no les da la gana porque les perjudica. Pueden pedir jornadas reducidas, excedencias y exigir el cumplimiento de sus horarios laborales, pero no lo hacen porque NO LES DA LA GANA. No necesitan derechos: necesitan ejercerlos y dejar de quejarse.
      Si realmente se quiere hacer algo por las madres, que nos pregunten primero lo que queremos hacer.

      Se nos discrimina en el trabajo, muy cierto. Pero la culpa no es de la maternidad, sino de otro tipo de cosas que pueden solventarse haciendo que para las empresas sea indiferente (económicamente, porque es el lenguaje que entienden) contratar a madres. Que se nos permita elegir nuestra vida. Que las que tenemos hijos y trabajamos podamos llevar una vida digna sin que todo sean pegas y problemas.

      Las tareas de cuidado siempre van a ser necesarias y, además, el capitalismo que tanto defienden y fomentan documentos como éste, se beneficia de ellos. Puede permitirse tener personas que han sido liberadas de esas tareas. Se alimenta de trabajadores que fueron criados y formados antes, principalmente por esas madres invisibles. Si se quiere que las tareas de cuidado tengan valor, démosles valor, en lugar de hacernos sentir, una vez más, que los cuidados que proporcionamos no sirven de nada porque no producen dinero.

      Un saludo

    • noviembre 6 at 4:03 pm

      Te cito: Beatriz: “la crianza es social”…
      sábes que es la exterogestación.. ? sabes que un bebe nace inmaduro y que necesita a su madre un año más despues de nacer… (que si no está no se morirá si alguien lo cuida, pero es lo que necesita y lo que espera, para lo que está preparado, y lo que está grabado en su herencia genética milenaria.)
      Que hay modelos distintos de de crianza.. claro.. y de chupetes, y de biberones, pero sabes que esto lleva una mierda de años comparado con los miles de años que la humanidad lleva en la tierra…
      Sabes que antes de los 5000 años de patriarcado, habia mayoritariamente en el planeta una sociedad, donde el amor, el cuidado de la prole, el placer y la vida reinanban, y que a esto se le ha llamado “matristica” (no matriarcado, eh), se conoce (poco), se ha estudiado y existió más de 50000 años.. .
      donde la crianza y el cuidado de los bebes era el centro del grupo social, la mujer el principal elemento, y no habia paridad en cuanto a funciones, porque la naturaleza no es así….. cada uno cumplia unas funciones, pero algunas son intransferibles….
      la mujer vivia una sexualidad sana, sin represión, y parir y criar es sexual…. se quiera o no.. se puede reperimir, pero el resultado es esta sociedad de mierda, que disfraza de “feminismo” el patriarcado más asqueroso que se ha vivido en los últimos siglos…
      al menos al principio del patriarcado fue el hombre el encargado de destrozar a la mujer y la sociedad anterior, fue el opresor, pero es que ahora las mujeres son complices, cuando no ejecutoras directas y voceras del “Poder”…..
      Esto es lamentable.
      El trabajo no debería estar NUNCA por encima de las personas, de la crianza, de la sociedad, del pueblo, del placer y de la vida….
      A la mierda con cualquier propuesta sobre “crianza” o “cuidados” que confundan al personal, manipulen, o hagan creer que todo vale en pro de nose que “igualdad” o “liberación de la mujer”…
      La mujer era libre hace miles de años, y el camino para recuperar en la medida de lo posible aquella esencia (pues es evidente que es imposible volver al neolitico) no es el de engañar al personal con estas propuestas ridículas y peligrosas.. sobre todo dañinas para “los recien llegados a este mundo” y para el futuro de la humanidad en definitiva…
      Qué será de nosotros dentro de otros 50.000 años al paso que vamos en destrucción de la vida, desconexión de la naturaleza y de nosotros mismos…

      “La civilización comenzará el día en que la preocupación por el bienestar de los recién nacidos prevalecerá sobre todas las demás”
      Wilhelm Reich

      algunos artículos muy interesantes…
      http://myblogdecrianzaconamor.blogspot.fr/2012/02/la-maternidad-es-el-proceso-de.html
      http://myblogdecrianzaconamor.blogspot.fr/2008/09/consecuencias-separacin-madre-y-beb.html

  16. marzo 6 at 6:07 pm

    “La única manera de acabar con la discriminación laboral es que ante los empresarios, hombres y mujeres sean iguales. ”

    No creo que sea la única manera y desde luego los métodos para conseguir este objetivo no son, ni de lejos, los más adecuados porque para empezar no respetan los derechos de los hijos y, además, sí nos hace de menos a las partidarias de esa “crianza” eterna. Después del parto la madre podrá o no estar, pero que no esté tiene unas consecuencias negativas en el hijo, al menos hasta el destete “natural”. Podrás ignorar todo lo que quieras esa realidad, Beatriz, pero no por eso va a desaparecer. Es lo que tiene que seamos lo que somos.

    Aquí nadie viene a pelear, que yo sepa. A debatir sí. Debatir, mucho.

  17. nu
    marzo 6 at 8:43 pm

    alvarozarzuela dice que parece que no entiendas que hay varones a los que les gusta cuidar de sus hijos. Me ha resultado muy curioso porque el padre de mis dos hijas ha aplaudido y compartido este artículo, y eso que en estos últimos cuatro años la crianza ha sido su principal ocupación.
    Es grave pretender instucionalizar los cuidados. Si los padres quieren dejar en una guardería al crío con cuatro meses, estupendo que sea gratis. ¿Pero y si no? Ni excedencias ni reducción de jornada. ¿Qué es esto? Y encima con todo el morro de insinuar que eso para las criaturas es lo mejor.
    16 semanas de baja maternal son un chiste malo y ridículo como lo son los 15 días por paternidad. ¿Queréis 16 semanas para los dos, intransferibles? Pues muy bien. Pero después al menos otras 16 al gusto del consumidor. No pido dos años por no pedirle peras al olmo.
    Y la que quiera agarrar un biberón desde el minuto 1 que lo agarre. Pero la lactancia materna es cuestión de salud pública y como tal debe protegerse. Ganamos todos, hasta el Estado.
    ¿Cómo habéis tenido tanta jeta de citar a Suecia como modelo de inspiración?

    • Irene García Perulero
      marzo 6 at 8:50 pm

      Lo peor es que hayan tenido la JETA de decir que las suecas son tontas. Yo es que me pongo muy histérica cuando me toman por idiota.

  18. Su
    marzo 6 at 9:19 pm

    Yo no he leído la propuesta de Podemos. He llegado a este post vía facebook.
    Y francamente, me he quedado sin palabras.
    No he entendido muchas de las cosas que se han dicho.
    Soy mujer. Soy trabajadora. Soy esposa. Soy madre. Y lo pongo en orden cronológico, no en orden de importancia.
    Pero ante todo, soy persona.Y pienso que sólo habrá igualdad cuando sepamos respetar las diferencias.
    Podría estar horas debatiendo que es mejor, teta o biberón, guardería o crianza en casa.Pero lo cierto es que mire a dónde mire, siempre habrá una voz que me questionará mis decisiones como mujer, cómo esposa, cómo madre y cómo profesional.
    Así que no, me niego a criticar uno u otro programa.
    Me niego a cargarme a los padres abnegados, a las madres que optan por dejar su trabajo para criar a sus hijos, a las madres que llevan a sus niños a la guardería, a los padres que escojen trabajar 12horas, o a qualquiera que escoja otra vía que la que yo creo que es la correcta.

    Igualdad no significa que somos iguales. Me gustaría creer que la igualdad es el derecho a las personas a ser tratados igual, sea cual sea su manera de elegir profesión, maternidad/paternidad, o forma de vida.

    Aún nos queda mucho trabajo que hacer para llegar a ser una sociedad igualitaria y madura, cómo para dedicarnos a debatir sobre que feminismo es más feminista.

    Sólo el respeto por el otro hará que nuestros hijos, sea cual sea su crianza, sean mejores.

  19. carmen
    marzo 7 at 1:13 am

    Como se discrimina a la mujer x la maternidad pues nos la cargamos y dejamos a las “criaturas”,( que son personas, niños vaya…)con unos extraños cuando esta mas que demostrado que el desarrollo óptimo mental, emocional y físico del niño no requiere eso.. Y además que me intenten convencer de lo contrario… Bufff me hierve la sangre.. Si se discrimina pues habrá que poner dinero, que es lo que importa en este sistema, para que a los empresarios les compense contratar mujeres u hombres indistintamente..:pero vaya que eso no, aquí va de que si hay discriminacion a la mujer nos la cargamos nosotras además de todo… Imponiéndonos a todas su forma de ver la crianza..ser madre es más que gestar y parir..proporcionamos el mejor alimento a nivel nutricional y emocional para los bebes, y lo dicen los organismos internacionales de salud pública basados en la evidencia científica..si ustedes, quieren ser madres, cosa que a nadie se le obliga, y luego llevar a sus hijos a guarderías gratuitas desde los 0 meses pues perfecto pero comprendan que muchas familias no quieren eso para sus niños… Y ellos como no pueden hablar ni votar… Pues eso..muchas personas sentimos la crianza como el trabajo mas maravilloso que hacemos y no una carga a escurrir lo antes que se pueda..las mejores cosas de la vida no se pagan con dinero…pero lo nuestro si es regalo a la sociedad, xq formamos a los hombres y mujeres del futuro para que sea un poquito mejor

  20. Judith
    marzo 7 at 9:14 am

    ostras, pues vaya la propuesta de podemos… interesante ver que pasaría si se obligara a tomar la baja de paternidad a los padres. desde mi punto de vista tal vez avanzariamos hacia el modelo sueco…, pero idealmente lo ofrecería a escoger si queremos que sea para el padre o para la madre… naturalmente muchas madres serian felices pudiendo disfrutar de 32 semanas … y obligar al padre no lo veo. avanzar sería ofrecer más tiempo de baja pagada y promover un feminismo donde parir y criar tengan un espacio. acabo de descubrir tu web y me encanta.. yo tambien trabajo por un mundo mejor y más equilibrado… escribo cada semana en el blog de judith… criando desde hace 9 años con 2 niños y feliz de dedicarles tiempo de calidad…

    el mundo de la empresa es un lugar en el que me encanta poner ese granito de arena de consciencia !! gracias !

    Judith

  21. merche
    marzo 31 at 8:07 pm

    Se puede leer en la primera página del documento: “Este documento responde a una solicitud de Podemos. La demanda concreta consistía en un texto que sirviera de marco para abrir, tanto dentro como fuera de la organización, el debate sobre cómo abordar la necesaria reforma del sistema de cuidados.
    Esperamos que este trabajo que presentamos sirva para tal efecto, y que a su vez contribuya
    a situar el tema de la crisis de cuidados y sus posibles alternativas en la agenda política y
    mediática.

    !!!El contenido íntegro del documento es exclusiva responsabilidad de las autoras,
    por lo que Podemos no asume con él ningún compromiso. Nuestra aspiración, no obstante, es
    que el análisis que desarrollamos nutra las discusiones programáticas venideras y sea tenido
    en consideración a la hora de diseñar los programas con los que Podemos concurrirá a las
    próximas citas electorales.”!!!!

  22. Ainhoa
    mayo 3 at 4:28 pm

    Se agradecen guarderias gratuitas para quien quiera seguir trabajando pero en este pais lo que necesitamos son bajas maternales mas largas. Nos encantaria ver eso en su programa, pensemos en nuestro futuro a traves de nuestros hijos, por favor y lo q ellos necesitan es a sus madres a su lado x largo tiempo. Si asi lo hacen ya tienen un voto mas. Gracias

  23. mireia
    noviembre 5 at 9:59 pm

    Lo que defiende Podemos es 16 semanas de baja para la madre y 16 semanas para el padre.La dos bajas se pueden encadenar (aunque tendran una parte común). Si lo comparas con Suecia, evidentemente, la media es muy floja pero es mucho más de lo que tenemos ahora.No es lo mismo apuntar al niño a la guarderia con 4 meses que con 8! Quizás no lo has entendido bien y piensas que proponen que solamente uno de los dos pueda acogerse a la baja… pero no es asi,lo que quieren es que los dos podamos disfrutar de la maternidad/paternidad y encadenar las dos bajas una después de otra.Por otro lado, de donde has sacado que quieren eliminar la reduccion de jornada??lo que quieren es reducir la jornada laboral a 35 horas pero no la reduccion de jornada para el cuidado de un hijo.Es muy diferente!Puedes citar la fuente de donde has sacado esta informacion sobre la reduccion?llevo rato buscando la noticia en internet y no encuentro nada.sldoa

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: