Probatio diabolica

Observar lo mal que nos comunicamos los seres humanos es una de mis últimas pasiones – o diversiones, u obsesiones, depende de quién me ponga la etiqueta. Con la aparición de internet y sobre todo con las redes sociales comprobar los mecanismos automáticos que saltan en según qué interacciones comunicativas es, además de divertido, muy[…]