El parto

En aquel quirófano me quedé desnuda
temblando de frío
los brazos atados en cruz
con el cuerpo muerto del cuello hacia abajo.
Mi hija nacía de mi vientre abierto
y yo estaba desnuda en aquel quirófano
helada de miedo
sin tener siquiera el simple consuelo de mi propio abrazo.

Sola en mi cabeza
fuera de mi cuerpo
tumbada

atada

violada

desnuda

mientras una a una
iba abandonando todas mis certezas.

7 thoughts on “El parto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: