Primavera

Hay días que no quieres ser fuerte, ni valiente, ni nada. Hay días en que te gustaría no salir de la cama. Hay días como tardes eternas de domingos de invierno, en los que parece que no hay nada detrás del cristal de la ventana. Hay días como esos, en que estás tan cansada…La vida va pasando mientras tú te vas dando a otros. Has renunciado a tanto, perdiste tantas cosas que ya es que ni te acuerdas. Te sabes la teoría, pero en días como esos lo mandarías todo directamente a la mierda. En días como esos querrías salir corriendo, dejar los platos sucios, la ropa sin lavar, los deberes a medias, que alguien te recogiera. Al mismísimo infierno se podrían ir todos. Tus padres, el trabajo, tus hijos, los recuerdos, los dogmas y las normas. Hay días en los que te cagas en tu propia conciencia. ¿Para qué tanto esfuerzo, tanto pensar, tan ser siempre tan buena? Quemarías los libros de autoayuda, borrarías de golpe las palabras amables, todas las decisiones incorrectas, tantas obligaciones, el amor cuando era. Las promesas. El sexo. Las facturas del gas. La maldita hipoteca. La libertad, las ganas. Toda esta inútil pena. Abril es el mes más cruel, que arda hasta la puta primavera.

Hay días, de verdad, en los que me iría con cualquiera, a cambio de que al menos me bajara las bolsas de basura.

¿Quién cuida del que cuida?

Todas las margaritas tienen pétalos pares. Después de 11 años vuelvo a tener alergia.

Foto | martinak15

2 thoughts on “Primavera

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: